Zapatos de caballero, para cada look

Los zapatos de caballero, se han convertido en una de las partes más importantes e imprescindibles, en la vestimenta del hombre, pasando de ser un complemento más, a ser uno de los principales atractivos. En función del atuendo que llevemos o en qué circunstancias nos encontremos, asistir a un evento importante, por ejemplo, debemos ser conscientes de qué calzado elegir, ya que dicha elección nos condicionara el ser admirados o ser el hazmerreír de la reunión. Esta elección hasta hace muy poco tiempo, era solo tema entre las mujeres, pero hoy en día, elegir un tipo de zapato adecuado para cada vestimenta y ocasión, ha pasado a formar parte del estilo del hombre actual.

Zapatos de línea clásica

Dentro de la gran variedad de tipos y clases de zapatos disponibles,  y en el mercado actual, debemos ser conscientes que cada persona es un mundo, y cada mundo tiene sus propios gustos, por lo que en función de estos gustos nos decantaremos por unos u otros. Los zapatos de línea clásica, básicos de toda la vida, están presentes año tras año en las estanterías de las mejores zapaterías de las principales ciudades del mundo. Esta línea clásica, se reinventa por si sola estando siempre presente.

Zapato OXFORD

Entre los zapatos más elegantes y distinguidos que se presentan a la hora de acompañar un traje, sin duda alguna serán de una línea Oxford. Este zapato es indispensable en el armario de cualquier hombre que por su trabajo o por su elegante forma de vestir, utilicen traje. Estos zapatos son ideales para cualquier evento, ceremonia, reunión de negocios, o cualquier sitio formal, en el que sea requisito imprescindible una presencia de etiqueta. Igualmente, como les ocurre a los zapatos de línea clásica, tampoco pasan de moda, siendo el negro el color más demandado, por su buena combinación con prácticamente todos los colores.

Mocasines tradicionales

Los mocasines, también se presentan como un zapato de toda la vida, su línea no pasa nuca de moda, dotando a su dueño de un toque elegante, pero informal. Esta condición les permite poder llevarlos a la oficina de forma elegante y formal, acompañados en la vestimenta con ropa de vestir y chaqueta o, por el contrario, para asistir a una cena informal con amigos, sin que parezcan estar fuera de lugar, encajando perfectamente con unos pantalones vaqueros.