La civilización maya

Esta civilización se expandió desde el sur de Yucatán, hasta Guatemala y Honduras, durante los siglos III y XV. Estaba organizado en varios pueblos o ciudades-estado, con su propia autonomía, dominando cada uno su territorio, incluso haciendo uso de distintas lenguas.

Este pueblo, totalmente adelantado a su época, hizo gala de su sabiduría en distintas artes. Culturalmente hablando los mayas poseían una técnica de escritura muy superior al de los demás pueblos nativos americanos. Entre su amplia biblioteca destacaron textos sobre medicina, historia, matemáticas, botánica y sobre todo astronomía. Crearon su propio calendario de una forma muy precisa, dividiendo un año en 365 días. Teniendo 18 meses de 20 días cada uno, añadiendo uno más de únicamente 5 días.

PIRAMIDES Y TEMPLOS RELIGIOSOS

En el campo de la Arquitectura, también supieron destacar en todo tipo de construcciones: pirámides, fortalezas, templos, palacios e impresionantes calzadas de piedra que enlazaban entre sí los puntos geográficos más importantes. Los templos estaban ubicados en lo más alto de las pirámides, accediendo a ellos por los innumerables escalones que disponían. Decorados con pinturas de distintos colores y relieves e incluso en determinadas ocasiones se incluían inscripciones jeroglíficas maya. Estas construcciónes, es de suponer que las realizaron los esclavos junto con la ayuda de los más desvalidos, es decir los campesinos, aunque de forma lógica, debieron existir gremios de artesanos especialistas.

SACERDOTES, NOBLES, CAMPESINOS

La Sociedad Maya estaba gobernada por los sacerdotes y la nobleza, éstos tenían su residencia en las ciudades, donde también se encontraban los centros religiosos. En cambio, los que ocupaban el lugar más bajo en el escalafón, los campesinos, vivían a las afueras de las ciudades o en sus cercanías. El cultivo era la base de la economía, por lo que en no pocas ocasiones se despejó de maleza partes de selva con el objetivo de tener más tierra fértil donde poder ampliar sus cosechas de cacao, maíz o algodón. El cultivo del cacao cobró suma importancia, ya que se llegó a utilizar como moneda de cambio.

Disfrutaban de su propio deporte de masas, como puede ser hoy el fútbol en nuestra sociedad, este consistía en un juego de pelota, pero con la diferencia de que los jugadores eran hechos prisioneros en las guerras con distintas tribus no mayas, y se decapitaba a los que perdían. Se podría decir que era una ceremonia religiosa en honor al paso de los astros y el sol.